Murió Tatín, pero vivirá por siempre en su calesita

Por lascalesitas.com.ar 

Murió Tatín

El 8 de octubre de 2005 murió “Tatín” Ravelo, el calesitero del Parque Chacabuco. Con su partida, que sorprendió a todos los vecinos del barrio, les queda como legado la calesita que seguirá girando en el parque. Tatín, quien en 1999 fue declarado “Vecino Ilustre” por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ya pasó un mal trago cuando a fines del 2004 unos delincuentes entraron a la calesita con intenciones de robo y la destrozaron. Sin embargo, la ternura pudo más y el carrusel fue reacondicionado para el bien de los niños.

Tatin.jpgFue su papá, Agustín Ravelo, un jockey que ya pintaba calesitas, quien la construyó con su ayuda en 1960. Desde que el murió, en 1995, Tatín continuó con la tradición familiar. Esta calesita, que fue inaugurada por la esposa del entonces intendente Rabanal, fue la primera que suplantó el techo de lona por uno de chapa, al que lo vemos hoy pintado de rojo y blanco debido a la simpatía por River Plate y a la Unión Cívica Radical. Los motivos de la calesita son de una nueva e imaginaria historieta que ilustró en relieve Goyo Mazzeo, uno de los dibujantes de “Anteojito”. Esta concurrida calesita, cuenta con una biblioteca que lleva el nombre de Agustín Ravelo. Los chicos que deseen se pueden llevar un libro prestado para leer en sus casas. 

Tatín seguirá presente en cada vuelta de esta calesita que no dejará de
girar.
 
Calesitas Porteñas
http://www.lascalesitas.com.ar,
lascalesitas@ciudad.com.ar
4864-6869